About Me

Mi foto

Venezolana, viviendo en Venezuela.

I'm a blogger.
I'm not a saint.
 
Sólo te puedo decir que tengo un blog 
 
Mi apellido es tal y como ves, no lleva tílde, es portugués.

miércoles, 22 de junio de 2016

Vivir en Venezuela ya no es algo de sobrevivencia, sino de valores.

     Como muchos de mis seguidores deben saber, yo soy venezolana y llevo viviendo toda mi vida en Venezuela, específicamente, en la capital, Caracas. La polémica internacional y la manipulación mediática lleva a muchas personas de otros países a preguntarse "¿Cómo se sentirá vivir en una situación así?", realmente no es fácil vivir acá, realmente es muy decepcionante ver como miles de niños, jóvenes y ancianos que empezaban, construían o tenían una vida acá tienen que huir a otros lugares buscando acobijo y seguridad.

     Ahora bien, la real hipótesis es: "¿Cómo se siente para un/a joven vivir en Venezuela?" y yo podría responderlo de la mejor manera.  Es una mezcla de sentimientos encontrados con una impotencia muy grande, es ver como tu país, tu hogar, cae cuesta abajo y nadie, ni siquiera tu, estás dispuesto a hacer algo, o mejor dicho, no tienes la potestad de hacer nada. Pero, ¿Qué es lo único que queda a la prudencia nuestra?, simple, ser mejores que las personas que hoy manejan y habitan nuestro país, personas llenas de odio, de rencor.

      Vivir en Venezuela ya no es una situación política, es una situación moral denigrante, es la falta de los chóferes al cruzar la calle cuando el semáforo está rojo, es la suciedad de las calles por que sus "ciudadanos" tiran los desperdicios donde mejor crean y no en una papelera, es ver a futuros bachilleres vagando y aplaudiendo la falta de actividades educativas, es ver que el salario de un político es en un cien por ciento más alto que el de un educador, es ver como entre hermanos venezolanos somos capaces de insultar y de humillar a la otra persona por tener un ideal diferente al nuestro, es ver como todo es tan indiferente y que las personas no toman alertas de esta situaciones tan graves que vivimos en Venezuela. Contemplar vivir en Venezuela es una situación donde cualquiera puede caer en una depresión inmensa, con el simple hecho que ya ni el venezolano respeta el himno o los símbolos nacionales de su patria.

     Sí bien es cierto, hemos tenido situaciones económicas y políticas difíciles. El mayor problema en estos momentos es todo el daño moral que ha ido transcurriendo en la vida del venezolano a los largos de los años, haciéndose cada vez más indiferente.