About Me

Mi foto

Venezolana, viviendo en Venezuela.

I'm a blogger.
I'm not a saint.
 
Sólo te puedo decir que tengo un blog 
 
Mi apellido es tal y como ves, no lleva tílde, es portugués.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Llega un día en el que simplemente, te cansas.

No tengo ganas de hipocresías y de estar haciendo cosas que no me resultan. No tengo ganas de andar diciendo cosas que no siento, y tratar de hacer cosas para complacer a los demás.

A veces estas bajas son necesarias, por que te das cuenta que muchas cosas que te hacen daño, tu puedes evitar que te lo hagan, solamente que nosotros preferimos el dolor del cuchillo al alivio de sacarlo de nuestra espalda.

Y solamente le encuentro la respuesta de que nos hemos acostumbrado al dolor, y hemos aprendido a vivir con ello, la monotonía nos ha afectado tanto, que no encontramos otra salida que no sea esa, acostumbrarnos.

Pero llego la situación, en la que tocas piso, y te hartas de toda la basura a la que estamos acostumbrados, te hartas de que te quieran a medias, te hartas de las inseguridades, y te hartas de que los tratos que den no sean recíprocos.

¿Y sabes que es lo peor de todo?
Que después de todo lo que está ocurriendo, te das cuenta lo poco que te importa, o que tal vez nunca te importo, sólo te acostumbraste.


11 comentarios:

  1. Somos unos masoquistas... Muy cierto.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me refería a masoquismo, sino más bien a monotonía.
      ¡Un abrazo inmenso!:)
      -Sabrina Gomes.

      Eliminar
  2. lindas palabras
    aprendemos a vivir con nuestros problemas como si no nos importaran y si en algún momento no tenemos ninguno nos sentimos extraños
    un beso
    Ainhoa

    ResponderEliminar
  3. Hola (Otra vez un gatito negro pasa por aqui ;))
    ¿Acostumbrarse es lo mismo que resignarse? Una vez leí una frase que decía, que no habia nada mas triste que ver los ojos de alguien y encontrar resignación, no habia ganas de cambio ni esperanzas...
    la verdad es que si, un dia simplemente te cansas de los malos tratos y de las inseguridades, como dijiste "solamente que nosotros preferimos el dolor del cuchillo al alivio de sacarlo de nuestra espalda." nosotros elegimos, podemos resignarnos, o simplemente seguir intentando que las cosas cambien, pero no por los demas, si no por nosotros mismos.
    ¡Besos sabri¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues, yo me cansé toque piso, y me harte de toda la mierda (y me vas a disculpar la mala palabra) que he dejado entrar a mi vida, por eso, no me voy a resignar, voy a luchar por las cosas que quiero, como esta, mi blog.
      ¡Un abrazo inmenso!
      -Sabrina Gomes (o tal vez un gatito negro)

      Eliminar
    2. ¡Hola!
      Pues, yo me cansé toque piso, y me harte de toda la mierda (y me vas a disculpar la mala palabra) que he dejado entrar a mi vida, por eso, no me voy a resignar, voy a luchar por las cosas que quiero, como esta, mi blog.
      ¡Un abrazo inmenso!
      -Sabrina Gomes (o tal vez un gatito negro)

      Eliminar
  4. Me quedé helada. Simplemente tenés toda la razón del mundo, y muchas veces es sólo costumbre de la mala... me dejó reflexionando.
    Un beso grande!

    S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Samy!
      Esa era la intención, de que reflexionaran y se dieran cuenta de que las cosas logran cambiar, por que eso es precisamente lo que estoy haciendo.
      ¡Un abrazo inmenso!
      -Sabrina Gomes.

      Eliminar
  5. Es la verdad, te acostumbras porque nada cambia, pero tu puedes hacer que cambie.
    Leahღ

    ResponderEliminar